4 sencillos trucos para conservar los alimentos en buen estado

lechuga como ejemplo de conservar alimentos

Trucos para conservar los alimentos

Conservando bien la comida no sólo la tendremos disponible por más tiempo, sino que reduciremos la cantidad de comida que tiramos y  el riesgo de padecer alguna enfermedad intestinal por leve que sea. Por ello, hoy en Nutribonum os traemos 5 sencillos trucos para conservar durante más tiempo los alimentos y que estos conserven su frescura.

Consejo Motivo
Evita romper la cadena de frío, ya sea usando bolsas térmicas o refrigerando lo antes posible los alimentos adquiridos                                         Cuando el alimento se encuentra refrigerado o congelado, las bacterias (por su metabolismo) se encuentran prácticamente inactivas. Desde que comienza la producción de un alimento que requiere de refrigeración, la temperatura de éste se mantiene entre 2 y 8 grados para evitar la proliferación bacteriana, pero si nosotros rompemos la cadena del frío las bacterias lo tendrán más fácil para crecer y podremos reducir drásticamente la vida útil del producto.
Separar los alimentos que se consumen frescos (frutas, hortalizas…) Algunas frutas, como la naranja, desprenden de forma constante y progresiva conforme avanzan en la maduración un gas llamado etileno, el cual favorece notoriamente el proceso de maduración de otras frutas. Un claro ejemplo es si dejamos los plátanos en compañía de las naranjas: observaremos como estos maduran a mayor velocidad.
Refrigerar estrictamente y durante el menor tiempo posible la carne sin preparar, especialmente la picada. A excepción de los embutidos y otros alimentos salazonados, especiados o tratados, la carne, especialmente si se encuentra troceada o picada, es muy susceptible a contaminarse incluso a temperaturas de refrigeración. Si disponemos de estos alimentos en casa es mejor consumirlos lo antes posible, por lo que debemos evitar compras para almacenar aunque se encuentre en oferta.
Trasladar las sobras a un recipiente limpio con posibilidad de cierre. Para conservar la porción de comida sobrante nunca deberíamos guardarla donde mismo se preparó. Es preferible hacerlo en un nuevo recipiente que permita un cierre seguro (a ser posible hermético) y que esté limpio, para evitar un mayor grado de contaminación.

Si te gusta la sección de Trucos y Consejos puedes consultar otros artículos de ésta haciendo clic aquí.

Déjanos tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: