Categoría: Artículos de Nutrición

Algunas sustancias de los alimentos funcionales

Alimentos funcionales

Hace tiempo hablé de los alimentos funcionales en otra entada. Hoy, aprovechando que he tenido que tocar el tema por motivos académicos, os traigo algunas de las sustancias más comunes en los alimentos funcionales. Es una información muy ligera que podéis ampliar en esta misma web o en otras páginas pero así os puede servir como una especie de sumario.

 

 

 

Sustancias empleadas en los alimentos funcionales

Algunas de las sustancias que varían en los alimentos funcionales, las más importantes, son:

  • Lípidos

Sustitución de ácidos grasos como el butírico, caproico por otros como el linolénico de nueces o EPA y DHA de peces para mejorar el perfil lipídico del alimento en cuanto a triglicéridos. Los problemas que puede traer este proceso es acelerar la rancidez de la leche, cambio de sabor y, si el aceite proviniera del pescado (aunque normalmente es de nueces) podría contener mercurio (añadiendo otra vía de entrada de mercurio al organismo)

  • Vitaminas liposolubles en lácteos

vitaminas alimentos funcionales

Por muchos añadidos vitamínicos que lleve un alimento, la forma natural siempre será la más apropiada.

En alimentos grasos, especialmente en lácteos y derivados, se adiciona regularmente vitamina D y, en ocasiones, A u otras. El único aspecto negativo que existe aquí es que estas vitaminas liposolubles superen la dosis máxima y entren en rangos donde puedan ejercer acción tóxica, hecho relativamente difícil y el cual se regula en el etiquetado recomendando el consumo apropiado del alimento.

 

 

  • Carbonato cálcico, sales de hierro en forma férrica:

Algunos minerales con los que se pretende enriquecer los alimentos pueden encontrarse en formas con baja biodisponibilidad. La legislación mayormente regula que cumplan su efecto y no generen efectos negativos a priori, así que al tener poca biodisponibilidad los productores pueden aumentar la dosis pero lo que no se absorbe puede precipitar derivando incluso en una menor absorción del producto natural.

  • Edulcorantes

Cada vez son más los productos edulcorantes que salen al mercado tratando de relegar a la sacarosa de su actual función debido a sus efectos perjudiciales. Sin embargo, estos edulcorantes suelen presentar algunos efectos negativos, por ejemplo:

o    Xilitol: Su ventaja es que no es cariogénico al no ser fermentado en por bacterias, sin embargo, su consumo excesivo está demostrado que tiene efecto laxante. Tiene un efecto calórico en relación con el poder edulcorante semejante a la sacarosa.

o    Sorbitol: similar al xilitol pero acalórico es el que se emplea en los alimentos dietéticos.

o    Aspartamo: la FAO y, por otro lado, la EFSA recomiendan no superar los 40mg/kg de peso corporal debido a los estudios (principalmente avalados por la Fundación Ramazzini) que alegaban que esta sustancia tiene efectos cancerígenos.

o    Stevia: las hojas de esta planta son usadas con propiedad edulcorante que supera el poder de la sacarosa con creces. Además la OMS lo ha declarado inocuo al no encontrar efectos adversos (aunque esto no quita que existan detractores).

stevia edulcorante alimentos funcionales

La Stevia, pese a ser aparentemente una muy buena alternativa a la sacarosa, aún es objetivo de diversas críticas en el ámbito de la salud.

o    Tagatosa: es otro edulcorante reconocido como inocuo por la OMS, relativamente similar a la sacarosa (con un 92% de su capacidad edulcorante pero con menos calorías). También se ha hablado de que puede ser usado para el tratamiento de la diabetes al aumentar HDL y no provoca picos de glucemia.

 

Algunas de las funciones de las grasas o lípidos en nuestro organismo

aceite-carre

Actualmente vivimos en una sociedad mayoritariamente lipófoba o, en otras palabras, que rechaza las grasas. Este término ha llegado a ser empleado por sociólogos para nombrar el concepto actual de disgusto hacia las personas con ciertos niveles de obesidad, sin embargo, como yo lo voy a ver en este artículo es enfocado hacia ese odio (a veces irracional) que se le tiene a los alimentos con mayor o menor proporción grasa, y lo voy a hacer con este breve artículo de hoy en el que trataré algunas de las funciones conocidas de los lípidos o grasas.

Función de las grasas o lípidos

Podemos decir que son prácticamente el grupo más dispar de biomoléculas ya que difieren mucho entre si en lo que a estructura y funciones se refiere, pero entre las funciones más destacables podemos citar:

Lípidos de reserva energética

reserva de lípidos

En contra de lo que se suele pensar, los camellos no almacenan agua en su joroba sino grasas.

Los lípidos o grasas suponen la principal reserva energética de nuestro organismo debido a la alta producción de energía con respecto al resto de biomoléculas. Se estima que 1 gramo de grasa otorga 9 kcal aproximadamente, mientras que 1 gramo de hidratos de carbono o de proteínas tan sólo aportan 4kcal aproximadamente (¿de dónde salió la tontería de que el pan engorda?).

Además, el tejido adiposo, compuesto de adipocitos y encargado de almacenar los lípidos, también almacena otras sustancias. Éstas pueden ser de diversa naturaleza (aunque naturalmente liposolubles) y pueden ser vitaminas como la A y la D pero también pueden ser algunas sustancias no tan buenas para el organismo. En las dietas de pérdida de peso agresivas estas sustancias nocivas migraran con mayor rapidez a la sangre, necesitando de una mayor tasa de metabolismo para neutralizarlas. Este es uno de los motivos por los que se recomienda una pérdida de peso responsable y no agresiva (di no a las dietas milagro).

Lípidos estructurales

Son los principales constituyentes de las membranas celulares. La composición de colesterol y fosfolípidos que tengan nuestras células será lo que determine la fluidez de membrana, por lo que vemos que encontramos de nuevo un factor totalmente influido por la alimentación.

Lípidos Térmicos y Reguladores

Otros dos tipos de lípidos de nuestro organismo son los encargados de mantener la temperatura corporal (térmicos) y los reguladores, los cuales facilitan reacciones químicas que se dan en nuestro organismo.

Actualmente se está estudiando un nuevo tipo de tejido adiposo, cuya formación se ve inducida por la actividad física, que está a caballo entre el tejido muscular y adiposo y que gracias a unos mecanismos termogénicos tiene un metabolismo relativamenete elevado, recalcando de nuevo la importancia de la práctica del ejercicio físico tanto para bajar de peso como para mantener un buen estado de salud.

Otros lípidos

Por ejemplo, hay lípidos con función mecánica (como amortiguadores). Un ejemplo de ellos sería la planta de los pies o las palmas de las manos. (No te mires las palmas de las manos, nada ha cambiado después de leer estas líneas).

También encontramos lípidos con función transportadora, ya que el colesterol que forma parte de los ácidos biliares ayuda a digerir y absorber las grasas a través de la pared intestinal.

El valor de la información en la Nutrición

480px-Messagebox_info.svg

Todos conocemos lo increíblemente valiosa que resulta la información en todos sus aspectos… Desde el entorno más básico de nuestro día a día hasta en el más competitivo comercialmente hablando, la información juega un papel muy importante llegado el momento de realizar cualquier acción, como tomar una decisión, elegir un producto…

Sin embargo, en algunos ámbitos como en el que nos atañe (la nutrición) se suele explotar más, por parte de ciertos empresarios o pseudosanitarios, el factor desinformación que existe, en mayor o menor medida, en todos nosotros. Por ello cada vez tiene más importancia conocer todo aquello que podamos incluir en nuestra cesta de la compra, no sólo el producto en sí sino el procesado que pueda haber sufrido o la naturaleza de los productos que se le hayan añadido.

¿Podemos tener acceso a esta información?

Sí, lo cierto es que toda esta información está a disposición de cualquiera hasta cierto punto. Me explico: uno puede acceder a estos conocimientos navegando por la web, revisando libros, escuchando programas de televisión y un largo etc… Entonces ¿dónde está el problema? Muy sencillo, la nutrición hoy en día está en boca de todos. Es tal el bombardeo de información que podemos recibir si nos ponemos a buscar de forma indiscriminada que nos generará, como mínimo, una terrible confusión pudiendo desembocar en un desinterés total.

Dos páginas “universales” para nosotros deberían ser las que os pongo a continuación. Sin embargo, hay muchísimas más y os recomiendo buscar con mucho criterio. (Haz clic en la imagen si quieres visitar alguna de ellas)

Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

Organización de las naciones unidas para la Alimentación y la Agricultura

Organización de las naciones unidas para la Alimentación y la Agricultura

 

 

 

 

 

 

¿Por qué se habla de “confusión”?

A menudo la falta de información puede llevarnos a desconfiar e incluso a confundirnos en lo que es más apropiado-

A menudo la falta de información puede llevarnos a desconfiar e incluso a confundirnos en lo que es más apropiado-

Cuando un tema se vuelve candente, como está pasando en esta última década en el ámbito de la nutrición y la alimentación, se suele despertar el interés comercial.

A veces, este interés se canaliza en forma de nuevos productos, ocasionando más variedad, en forma de ofertas que benefician al consumidor, puede también ocasionar una mayor implicación del ámbito profesional… Pero también, como es lógico, existen una serie de desventajas.

Para poder vender estos productos o servicios dietéticos, se ha de crear una demanda de los mismos. Para ello, los citados empresarios y algunos pseudosanitarios proporcionan una información a convenencia que llegará a la población generando esta demanda, independientemente de si el producto o servicio es más o menos recomendable a nivel profesional y eso será lo que genere la citada confusión en el consumidor.

¿Quién suele transmitir esta información engañosa o dañina?

Alguno de los productos o servicios más aberrantes con los que estoy teniendo roce a lo largo de la carrera son:

  • Las famosas “dietas milagro”. -“¡Pierde 3 kilos en 6 días!”
  • Suplementos alimentarios sin que existan patologías. –“¿Te sientes débil? ¡En lugar de alimentarte bien tómate este complejo vitamínico y verás que bien te encuentras!” 
  • Ciertos alimentos enriquecidos en sustancias que, a fin de cuentas, no son tan disponibles para nuestro organismo. Ocurre, por ejemplo, en algunas leches enriquecidas en calcio.
  • Ciertos alimentos que aseguran reducir el colesterol. -“¡Pégate un chute de comida rápida, luego te tomas esto y como nuevo!
Suplementos de calcio el valor de la información en la nutrición

¿Es realmente el calcio añadido a la leche tan disponible para nuestro organismo como el natural?

Las dietas milagro pueden hacer que bajes de peso, pero ¿Estarías dispuesto/a a pagarlo en años de vida? Normalmente se desconoce cuanto daño pueden hacer estas dietas milagro.

Las dietas milagro pueden hacer que bajes de peso, pero ¿Estarías dispuesto/a a pagarlo en años de vida? Normalmente se desconoce cuanto daño pueden hacer estas dietas milagro.

¿Realmente son necesarios los batidos de proteínas? El exceso de prótidos se acumula en el organismo en forma de grasa y con uno de estos tienes el exceso garantizado.

¿Realmente son necesarios los batidos de proteínas? El exceso de prótidos se acumula en el organismo en forma de grasa y con uno de estos tienes el exceso garantizado.

 

 

 

 

 

 

 

 

En resumen, ¿Cuál es el valor de la información en la Nutrición?

Muy sencillo: un público desinformado no sabe discernir entre una dieta saludable y una dieta milagro, entre suplementos necesarios y suplementos “para sacarte el dinero”, entre lo que se cree que reduce el colesterol y lo que lo hace en verdad…

Porque, casualmente (o no), todos estos productos o servicios suelen tener un precio elevado. A una persona desinformada le venden un suplemento de proteínas por 50€ cuando un filete de carne te sale, como mínimo, 10 veces más barato y es más natural y equilibrado, por lo tanto, más saludable… Sin embargo esta persona ha recibido un bombardeo de información tal como: “tómate estos nuevos batidos de proteína y verás tus músculos crecer” “consume una ración al día de **** para reducir tu colesterol” etc… Y claro, sin conocer estos productos a fondo… ¿Quién le hace el feo a estos milagros del hombre?

Sinceramente, no pretendo desprestigiar ningún producto o servicio, sino que quiero invitar a mis lectores a hacer uso de la razón y a informarse a fondo porque, en los tiempos que corren, el valor de la información no sólo repercute en la cultura personal sino en evitar ser estafado incluso cuando se actúa con la mejor de las voluntades.

A %d blogueros les gusta esto: