Qué son los alimentos funcionales

coracao

El concepto de alimentos funcionales está a la orden del día. Es, cuanto menos probable, que de ahora en adelante deje caer algún artículo sobre estos productos por lo que empezaré explicando brevemente, a través de las definiciones de diferentes manuales y bases de datos, qué es un alimento funcional para que se entienda.

Qué son los alimentos funcionales

Los alimentos juegan un papel crucial en el día a día del ser humano. Esto ha llevado siempre a preguntarnos, en mayor o menor medida, qué alimentos son los más apropiados y cuales nos traerán más beneficios y seguridad nutricional. A raíz de esta creciente preocupación en la sociedad moderna, la industria (de la mano con los diferentes avances científicos) a puesto a disposición de la población una serie de productos llamados alimentos funcionales.

Pues bien, estos alimentos funcionales reciben dicha denominación porque uno o más de sus componentes, nutrientes o compuestos bioactivos, tiene un efecto beneficioso sobre alguna función del organismo. Las principales áreas sobre las que actúan estos alimentos funcionales son:

  • Aparato digestivo
  • Aparato cardiovascular
  • Metabolismo de nutrientes como proteínas, grasas y azúcares (macronutrientes)
  • Antioxidantes, que protegen al organismo del estrés oxidativo
  • Desarrollo y crecimiento, que ayudan al individuo durante su etapa inicial de la vida
  • Funciones psicológicas y conductuales

Todo esto lo hacen a través de unos compuestos ya citados que ejercen los beneficios en cuestión. Para que esto suceda, el producto en cuestión ha de estar testado científicamente y se ha de demostrar que dicho producto es disponible para el organismo y que, efectivamente, ejerce dichos efectos beneficiosos.

Ejemplos de alimentos funcionales

Algunos alimentos funcionales relativamente conocidos (no voy a hacer alusión a marcas, sólo al producto) son:

  • Leches bajas en lactosa / sin lactosa
  • Leches enriquecidas con vitaminas / nueces / omega-3
  • Leches desnatadas
  • Leches con fibra
  • Yogures con pro/prebióticos, como los famosos bífidus.
  • Zumos enriquecidos con vitaminas
  • Sal yodada
  • Alimentos bajos en calorías
  • Alimentos bajos en sal
  • Alimentos a los que se les ha sustraido o reemplazado un producto por otro menos perjudicial (productos light, por ejemplo)

Déjanos tu opinión:

A %d blogueros les gusta esto: