Etiqueta: ADN

Cómo afecta el té verde a nuestro ADN

800px-BoneChinaTassemitgrünemTee

Es indudable que la costumbre de tomar té ya se ha globalizado. A pesar de que no se ha afianzado tanto en unas localizaciones como en otras, gran parte de aquellos que consumen esta gran bebida lo hacen por sus indudables beneficios que aporta a la salud. Sin embargo, como todo, en cantidades excesivas no resulta tan bueno. El artículo de hoy es un poco técnico, tal vez se haga un poco difícil de entender, pero no es para menos por el tema que estamos tratando:

 

Cómo afecta el té verde a nuestro ADN

Pues sí, uno de los campos de influencia del té verde, bebida sobre la cual pienso hablar largo y tendido a lo largo de los próximos días, es el ADN.

Por supuesto, la genética no se puede alterar consumiendo unos alimentos u otros, pero si se puede condicionar su expresión. Esto es lo que se denomina epigenética, encargada de estudiar los factores no genéticos pero que influyen en el desarrollo de un organismo. Para no meternos en tecnicismos, lo dejaremos como una rama moderna de la biología con grandes expectativas de futuro.

Decimos que cuando un segmento de ADN está metilado, es como si estuviera cerrado, no se puede leer ni usar. La expresión del ADN de las personas se hace en función del estado de metilación del propio ADN y ésta se puede condicionar profundamente a raíz del medio ambiente y nuestros hábitos de vida. Así pues, el té verde contiene ciertas sustancias de la familia de los polifenoles que se ha demostrado que son capaces de condicionar esta expresión genética.

La más destacable es la Epigallocatechin gallate, siendo esta de las más abundantes del té verde y a la que se le han aplicado propiedades terapéuticas en algunas patologías (como el cáncer). Es capaz de reactivar genes protectores contra el cáncer tras ser consumida por el organismo a través del té verde (también se encuentra en otros alimentos, pero en proporciones ínfimas)

Otro efecto que se le asocia es una reducción en los niveles de colesterol, de nuevo, por su papel en el ADN: es capaz de estimular la expresión de las isoformas del apoE (pertenecientes al locus del cromosoma 19) relacionadas con bajos niveles de colesterol (apoE2 y apoE3) en lugar de la expresión de la apoE4 (más relacionada con la hipercolesterolemia).

Además, se le considera rico en antioxidantes y diferentes formas químicas beneficiosas para la salud de las que hablaré más adelante. Sin embargo, no cierro por hoy sin recordaros que todo en exceso es malo, así pues consumir té en exceso (más de 2-3 tazas al día) puede llevar a:

  • Aumento en la eliminación de calcio (riesgo de osteoporosis en población de riesgo)
  • Aumento de la eliminación de hierro (riesgo de anemia en población de riesgo)
  • Efecto negativos durante la digestión por la presencia de taninos (cuando se consume por exceso y en población de riesgo)

 

Nutrientes antienvejecimiento: Vitaminas

Shepherdia_argentea_—_Matt_Lavin_012

Nutrientes antienvejecimiento

Todos conocemos el último grito en sustancias anti-envejecimiento: los antioxidantes. Estas sustancias se oxidan a sí mismas para proteger a las células de nuestro organismo del estrés oxidativo. Sin embargo, no voy a hablaros de esta moda (de momento) sino de los telómeros. Puede que ni os suenen, puesto que tienen más que ver con la genética que con la nutrición: son el extremo no codificante de los cromosomas cuya función es mantener la integridad estructural de los mismos.

Pero bueno, ¿qué tiene que ver esto con la nutrición?

Resulta que, según demuestra una larga lista de estudios, la disponibilidad de ciertos nutrientes (es decir, si comemos o no los alimentos que los contienen) pueden condicionar directamente la longitud y estructura de los telómeros, siendo la mala dieta un importante factor que acelera notablemente el envejecimiento.

A continuación pongo a vuestra disposición la lista de los micronutrientes más implicados en el tema:

Vitaminas antienvejecimiento

Vitaminas del complejo B

ácido fólico como nutriente antienvejecimiento

El ácido fólico es el nombre que reciben los folatos cuando su origen es sintético. Conviene tomarlo en su forma natural (folatos) antes que la artificial.

Según dos estudios recientes la presencia de folatos (o vitamina B9) en la dieta mantienen una estrecha relación con la integridad del ADN y su metilación, por lo que deficiencias de esta vitamina pueden verse directamente relacionadas con un envejecimiento prematuro. Consumir las dosis adecuadas de folatos nos ayudarán a mantener un buen estado de salud y reducirá el riego de padecer cáncer respecto a una dieta pobre en vitamina B9

Si quieres saber donde encontrar esta vitamina, visita el tag ” Rico en vitamina B9

La cianocobalamina o vitamina B12 también participa en la expresión genética, por lo que es igual de importante que los folatos. Sin embargo, sólo se encuentra en productos de origen animal, por lo que los vegetarianos pueden tener déficit de esta vitamina y esta carencia puede causar los mismos perjuicios que la carencia de vitamina B9.

Vitamina A

La relación de esta vitamina con la longitud de los telómeros es un poco más distante: su influencia se debe no sólo a su poder antioxidante sino también a su rol en la respuesta inmune: una deficiencia de vitamina A predispone al individuo a sufrir infecciones y a tener una mala respuesta inflamatoria, factores que son causa directa del acortamiento de los telómeros.

Alimentos ricos en vitamina A

sol y vitamina d

Tomar el sol es una de las mejores formas de asegurarse una buena cantidad de vitamina D en el organismo

Vitamina D

Dentro de la célula, la forma activa de la vitamina D (o vitamina D3) ayuda a un correcto intercambio metabólico. Las propiedades anti-inflamatorias que posee y su acción para evitar la reproducción células cancerígenas se relaciona directamente con la longitud de los telómeros (una dosis menor de la recomendada puede implicar telómeros más cortos) y con la prevención del cáncer.

El mejor aporte de vitamina D es caminar en horas de sol.

Vitaminas C y E

En el caso de estas vitaminas la relación es sencilla y directa: está mas que demostrado que la vitamina E es un potente antioxidante y la vitamina C, sin ser un antioxidante, tiene propiedades como tal. La consiguiente protección que dan estas células frente al estrés oxidativo es lo que evita el acortamiento de los telómeros.

Alimentos ricos en vitamina C

Alimentos ricos en vitamina E

Por lo general, cualquier vitamina en su dosis óptima se relaciona con el correcto funcionamiento del organismo y, por tanto, con propiedades antienvejecimiento pero las citadas anteriormente son las más relevantes para el tema en cuestión (los telómeros).

La segunda parte del artículo Nutrientes Antienvejecimiento tratará de los minerales relacionados con este proceso.

 


Enlaces internos:

Próximo artículo: Nutrientes antienvejecimiento: Minerales

¿Quieres conocer la cantidad óptima de cada nutrientes? Aquí los tienes: Cantidad Diaria Recomendada

¿No has entendido algo? ¿Tienes alguna duda? Prueba la sección de consultas: Consultas.


Referencias:

Richards JB et al. Homocysteina levels and leukocyte telomere lenght. Atherosclerosis 2008;200:261-7

Paul L. et al. Telomere lenght in peripheral blood mononuclear cells is associated with folate status in men – J Nutr 2009;139:1273-8

Fenech M. et al. – Low intake of calcium, folate, nicotinic acid, vitamin E, retinol, beta-carotene and high intake of panthotenic acid, biotin and riboflavin are significantly associated with increased genome instability-results from a dietary intake and micronucleus index survey in South Australia. Carciogenesis 2005;26:991-9

A %d blogueros les gusta esto: