Etiqueta: alimentos funcionales

Algunas sustancias de los alimentos funcionales

Alimentos funcionales

Hace tiempo hablé de los alimentos funcionales en otra entada. Hoy, aprovechando que he tenido que tocar el tema por motivos académicos, os traigo algunas de las sustancias más comunes en los alimentos funcionales. Es una información muy ligera que podéis ampliar en esta misma web o en otras páginas pero así os puede servir como una especie de sumario.

 

 

 

Sustancias empleadas en los alimentos funcionales

Algunas de las sustancias que varían en los alimentos funcionales, las más importantes, son:

  • Lípidos

Sustitución de ácidos grasos como el butírico, caproico por otros como el linolénico de nueces o EPA y DHA de peces para mejorar el perfil lipídico del alimento en cuanto a triglicéridos. Los problemas que puede traer este proceso es acelerar la rancidez de la leche, cambio de sabor y, si el aceite proviniera del pescado (aunque normalmente es de nueces) podría contener mercurio (añadiendo otra vía de entrada de mercurio al organismo)

  • Vitaminas liposolubles en lácteos

vitaminas alimentos funcionales

Por muchos añadidos vitamínicos que lleve un alimento, la forma natural siempre será la más apropiada.

En alimentos grasos, especialmente en lácteos y derivados, se adiciona regularmente vitamina D y, en ocasiones, A u otras. El único aspecto negativo que existe aquí es que estas vitaminas liposolubles superen la dosis máxima y entren en rangos donde puedan ejercer acción tóxica, hecho relativamente difícil y el cual se regula en el etiquetado recomendando el consumo apropiado del alimento.

 

 

  • Carbonato cálcico, sales de hierro en forma férrica:

Algunos minerales con los que se pretende enriquecer los alimentos pueden encontrarse en formas con baja biodisponibilidad. La legislación mayormente regula que cumplan su efecto y no generen efectos negativos a priori, así que al tener poca biodisponibilidad los productores pueden aumentar la dosis pero lo que no se absorbe puede precipitar derivando incluso en una menor absorción del producto natural.

  • Edulcorantes

Cada vez son más los productos edulcorantes que salen al mercado tratando de relegar a la sacarosa de su actual función debido a sus efectos perjudiciales. Sin embargo, estos edulcorantes suelen presentar algunos efectos negativos, por ejemplo:

o    Xilitol: Su ventaja es que no es cariogénico al no ser fermentado en por bacterias, sin embargo, su consumo excesivo está demostrado que tiene efecto laxante. Tiene un efecto calórico en relación con el poder edulcorante semejante a la sacarosa.

o    Sorbitol: similar al xilitol pero acalórico es el que se emplea en los alimentos dietéticos.

o    Aspartamo: la FAO y, por otro lado, la EFSA recomiendan no superar los 40mg/kg de peso corporal debido a los estudios (principalmente avalados por la Fundación Ramazzini) que alegaban que esta sustancia tiene efectos cancerígenos.

o    Stevia: las hojas de esta planta son usadas con propiedad edulcorante que supera el poder de la sacarosa con creces. Además la OMS lo ha declarado inocuo al no encontrar efectos adversos (aunque esto no quita que existan detractores).

stevia edulcorante alimentos funcionales

La Stevia, pese a ser aparentemente una muy buena alternativa a la sacarosa, aún es objetivo de diversas críticas en el ámbito de la salud.

o    Tagatosa: es otro edulcorante reconocido como inocuo por la OMS, relativamente similar a la sacarosa (con un 92% de su capacidad edulcorante pero con menos calorías). También se ha hablado de que puede ser usado para el tratamiento de la diabetes al aumentar HDL y no provoca picos de glucemia.

 

A %d blogueros les gusta esto: