Etiqueta: dieta macrobiótica

Dieta Macrobiótica ¿Es saludable? ¿Sirve para adelgazar?

Yin y Yang de la dieta macrobiótica

Hasta ahora he hablado poco de dietas en Nutribonum lo cual puede resultar chocante siendo ésta una página de nutrición. El motivo es que las dietas, por así decirlo, más famosas, suelen ser aquellas cuyos efectos sobre la salud son mayoritariamente negativos, por lo que no me apetece darles mucho bombo. Sin embargo, para que conste mi opinión que tal vez pueda ser de interés para los que seguís el blog, estos días me voy a dedicar a explicar brevemente estas dietas y dar mis propias consideraciones empezando hoy por la que de momento se considera más candente: la alimentación o dieta macrobiótica.

 

Dieta macrobiótica

Características de la dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica, introducida por Oshawa, ha sido adaptada en los países occidentales como una forma de alimentación para conseguir el equilibrio entre el Yin (de caracter femenino, suave, representado por el potasio) y el Yang (resistente, masculino y representado por el sodio). Podríamos, por tanto, agrupar los alimentos de esta dieta de la siguiente manera:

Alimentos con exceso de Yin Alimentos mayoritariamente Yin Alimentos mayoritariamente Yang Alimentos con exceso de Yang
Azúcar, dulces, pasteles, especias, alcohol, té, café. Frutas, verduras de hoja, semillas, frutos secos, tofu y tempeh, zumos de frutas y  verduras, algas Cereales integrales, harinas, pastas y panes hechos con ellos, verduras de raíz, pescados, mariscos, queso  fresco, legumbres, sal, miso, shoyu. Carne, embutidos, aves, quesos curados,huevos.

Así pues, tal y como se ha descrito anteriormente, el objetivo de mantener el equilibro entre el Yin y el Yang se consigue combinando ambos tipos de alimentos e intentado suprimir hasta cierto punto los alimentos con excesos de Yin o Yang. Según esta dieta, el alimento que más se aproxima a nuestro equilibrio son los cereales integrales.

El procedimiento es, a través de 10 planes dietéticos, ir aumentando progresivamente el consumo de cereales integrales en detrimentos de los productos cárnicos. Cuando se alcanza el nivel máximo de restricción, la dieta se compone prácticamente de cereales.

Pirámide de la dieta Macrobiótica

En los estadíos finales de la dieta macrobiótica, la alimentación ha de ser tal y como se ilustra en esta pirámide.

Otros requisitos de la dieta macrobiótica son:

  • Limitar el consumo de agua y no beber nunca durante las comidas.
  • Consumir alimentos locales y de temporada.
  • Comer sólo cuando se tiene hambre y únicamente la cantidad necesaria de alimentos.

¿La dieta macrobiótica sirve para adelgazar?

Adelgazar con Dieta Macrobiótica

La dieta macrobiótica no fue creada con el fin del adelgazamiento ,de seguirla, algunas de las características de esta dieta nos podrían ayudar a bajar de peso.

A menudo el interés a la hora de adherirse a una dieta suele ser bajar de peso y, por desgracia, en menor medida, mantener un estado de salud. La dieta macrobiótica está formulada para dar unas pautas saludables que se puedan seguir fácilmente (aunque como veremos en el análisis que haré posteriormente algunas pautas no son para nada saludables) y, debido a que se basa en alimentos saciantes y bajos en calorías, podría servir para adelgazar aunque éste no es su motivo de existencia pero sí el que ha catapultado a la dieta macrobiótica a la fama.

El efecto adelgazante de esta dieta (repito, sin que sea su fin principal) se basa en que, en los niveles más avanzados, la alimentación se fundamenta en los cereales integrales (40-60% de los alimentos diarios), verduras (20-30%), legumbres (5-10%) y frutas (~5%) siendo estos alimentos bajos en calorías y que generan una sensación de saciedad duradera.

Visión crítica de la dieta macrobiótica

Ya hemos hablado de las características de esta nueva dieta trending y de que, efectivamente, puede ayudar a bajar de peso. Sin embargo, como toda dieta que se pone de moda, ya cuenta tanto con defensores como con detractores.

Por ejemplo, según narra esta columna de la edición digital de ABC, Isabel Preysler sigue la dieta macrobiótica, siendo ésta junto con sus saludables hábitos de vida la responsable de su envidiable juventud. Aún así el seguimiento que hace de la dieta macrobiótica no es estricto y es que eso no sería nada recomendable por los siguientes motivos:

En contra de la dieta macrobiótica

  • En los niveles más avanzados de esta dieta donde la alimentación se basa prácticamente en el consumo de cereales y verduras se pueden crear serios déficit de proteínas (incluidos varios aminoácidos esenciales) que, entre otros trastornos, ocasionen la pérdida de masa muscular del organismo.
  • También tendrán lugar déficit de vitamina A, vitamina D y vitamina B12 y, en menor medida, de vitamina C.
  • Otro factor a tener en cuenta será el déficit de minerales como calcio, facilitando la aparición de osteoporosis, y de hierro, aumentando la probabilidad de padecer anemia (ferropénica).
  • La restricción de agua que exige la dieta puede dar lugar tanto a complicaciones agudas (deshidratación) como crónicas (pérdida de la función renal)

A favor de la dieta macrobiótica

cereales integrales dieta macrobiótica

Aunque la cantidad de cereales y derivados que propone esta dieta es excesiva, hay que reconocer que éstos son la base de nuestra alimentación

  • En los primeros niveles, cuando la restricción no es muy fuerte, esta dieta si es capaz de cubrir las necesidades de energía y nutrientes del organismo.
  • Siguiendo sus normas de masticar mucho y comer lo necesario se previenen atracones y se consigue antes la saciedad, previniendo subidas de peso.
  • La norma de consumir alimentos ecológicos y de temporada también ayudará en cierto modo a asegurar cierta calidad en los productos vegetales.
  • Restringe el consumo de carnes rojas y grasas animales, lo que supone un factor protector frente a enfermedades cardiovasculares.

Mi opinión global

En general yo no recomendaría esta dieta. Me parecen excesivos los aspectos negativos de los niveles avanzados de la dieta macrobiótica. Los primeros niveles son más parecidos a una alimentación tradicional como cualquier otra, por lo que para seguir esta dieta y no terminar de cumplirla, para eso yo seguiría la clásica dieta mediterránea cuyos efectos beneficiosos están más que demostrados.

¿Y tu opinión?

Tanto a mi como a los lectores de este artículo nos interesa conocer tu opinión al respecto. ¡No dudes en comentar o compartir el artículo si ha sido de tu interés!

A %d blogueros les gusta esto: