Etiqueta: forma de comer

La forma de comer

yea

Uno de los temas que menos se suelen tratar en torno a la alimentación es la forma de comer. Si comemos de pie, sentados, viendo la tele, moviéndonos, hablando… Todos estos son factores que influyen directamente en la nutrición, empezando por la absorción de los nutrientes (por absurdo que resulte) aunque, por supuesto, es mucho más importante qué comes que cómo lo haces.

Una de las primeras recomendaciones que se suelen dar a la hora de comer es que se haga de manera consciente y no como algo automático: ¿cuántas veces nos habremos sentado delante de la televisión con el plato de comida? En muchos hogares es lo más normal y no es ninguna práctica incorrecta, el fallo comienza cuando le restas importancia al plato de comida que tienes delante: en primer lugar esto afecta a la deglución, puesto que a la hora de tragar no se es tan consciente si el bocado ya está bien ensalivado. Esto repercutirá en una digestión defectuosa puesto que como ya sabemos, la digestión empieza en la boca (por la saliva). En segundo lugar, aunque depende de la persona, somos un poco más selectivos cuando somos conscientes de lo que tomamos.


Otro factor muy importante durante la comida es el estado de ánimo. Por ejemplo:

  • De buen humor: normalmente cuando nos sentamos a la mesa con amigos o familiares solemos estar de mejor humor que comiendo solos. Este dato que parece irrelevante en primera instancia es causa a priori de desnutrición en diversos grupos de población, en especial de ancianos alojados en residencias.
  • Nerviosismo: comer con prisas, con nervios, viendo una película que produzca estrés… Todos estos factores darán lugar a una incorrecta digestión que, como dato extra, podrá desembocar en flatulencias.
  • La depresión o el mal humor también son rivales de la alimentación: a menudo cuando no se está de humor se suele dejar el plato de lado o bien todo lo contrario, pueden tener lugar los famosos atracones nada recomendables.

Además, en muchas culturas suele verse como algo normal los puestos ambulantes de comida donde la gente, en pleno transporte de un lugar a otro, compra la comida en una especie de take away para tomársela caminando y no perder el tiempo. Éste es uno de los principales factores de malnutrición en Estados Unidos.


sol y vitamina d

Tomarse un tiempo de relajación después de comer es más que recomendable puesto que ayudará a una buena digestión.


Hasta aquí hemos apreciado la forma de comer correctamente pero, para concluir, decir que es igual de importante lo que hagas después que durante: después de comer lo mejor es estar tranquilo para evitar que los nervios vayan al estómago. Hay que prevenir los sobresaltos después de comer, como volver precipitadamente al trabajo, darse un baño de agua fría… puesto que la mayor parte de la sangre estará dirigida por las arteriolas hacia el estómago para tomar los nutrientes y repartirlos por el cuerpo. En conclusión, la mejor forma de comer es la que lleva su tiempo y su concienciación, acompañada de su pequeño tiempo de relax posterior.

 

A %d blogueros les gusta esto: